Parque Natural Torotoro

P1000337Pasamos una rocambolesca noche en un autobús que nos lleva a Cochabamba, la tercera ciudad más grande de Bolivia. Desde allí contratamos un jeep con chofer para que nos lleve al Parque Natural Torotoro – otro lugar recóndito alejado de la ruta turística – ya que el bus sale dentro de tres días. Por un camino empedrado vamos ascendiendo por cordilleras de montañas, y tras 4h de ruta llegamos al encantador pueblo de Torotoro. Nos alojamos inconscientes en el hotel de la esposa de nuestro chofer, Cesar. Por poco dinero nos dan una habitación con vistas, pero “Los Chocos” – que en quechua sigP1000365nifica “Los Blancos” – acaba siendo el hospedaje más sucio de nuestra experiencia boliviana. La habitación y el baño están increíblemente sucios, y las sábanas están usadas. Más tarde constataremos que a Jordi durante esa noche le pican las pulgas.
Pero pronto todo queda compensado por la belleza de este valle. Carlos y Derli, un simpático niño de 12 años, van a ser P1000415nuestros guías y acompañantes estos próximos dos días. Nos llevan a ver las huellas de dinosaurio que hay en todas partes alrededor del pueblo. Las huellas quedaron marcadas en el lodo hace millones de años, hubo un cataclismo y las huellas se fosilizaron. Otro fuerte movimiento de tierras más reciente dejó las huellas expuestas. Reconocemos huellas de velociraptores, sauropodos, diplodocus…. Increíble!!!
El pueblo todavía es auténtico y nada turístico, no hay restaurantes, así que acabamos comiendo cada día pollo con arroz en casa de distintas señoras.
Nos adentramos en la cueva de Uyamanta, la más grande de Bolivia, a unos 10 Km. del pueblo. Llegamos a una primera gran sala repleta de estalactitas y estalagmitas. ContinuamosP1000480 por estrechos pasadizos, nos arrastramos entre grandes piedras, seguimos bajando y entramos en grutas y grandes galerías. Seguimos el río y accedemos a un gran lago interior, donde habitan los peces ciegos.
Una caverna espectacular: durante dos horas hemos recorrido su interior pero solamente hemos visto una pequeña parte de ella.
Por la tarde subimos a una montaña cercana y entramos en un cañón donde hay una gran franja de fósiles.
Disfrutamos mucho la excursión que nos lleva al Vergel al día siguiente, una catarata dentro del gran cañón. Las vistas desde el mirador son espectaculares, es muy estrecho y alto. Bajamos al río y lo remontamos andando, saltando por encima de enormes rocas hasta que llegamos al final del cañón y empezamos el ascenso de vuelta a casa. Comemos en casa de los padres de Derli, y empieza el retorno a Cochabamba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s