Máxima seguridad médica – 4 cardiólogos a bordo!

Después de una semana libre para acabar de gestionar el riguroso papeleo relacionado con el permiso de trabajo – que implica pasar dos días en St Thomas en la consulta de un médico haciéndonos pruebas de sífilis, tuberculosis, parásitos y sangre (pruebas ridículas teniendo en cuenta que ya hace un año que rondamos por estas islas!!) – empieza nuestro segundo charter.

Nos adjudican esta vez un Lagoon 44 llamado Claire, mucho más nuevo que Abilexis y donde funciona todo a la perfección! Única desventaja esta vez: tenemos ocho invitados a bordo, y tendremos que dormir en las minúsculas cabinas ubicadas en los flotadores de proa. Una de ellas tiene un WC, sobre el que se colocan unas tablas para dormir. Enseguida decidimos sellar el lavabo – para evitar olores y humedad, y utilizar el amplio mar para hacer nuestras necesidades.
Los invitados que se embarcan a bordo de Claire el sábado por la tarde enseguida nos gustan. Son un grupo de buenos amigos – cuatro parejas – de Iowa y North Carolina que llevan haciendo viajes juntos desde hace 15 años. Los cuatro cardiólogos se conocen desde la universidad, sus mujeres parecen ser amigas de toda la vida.

Charlando nos enteramos de que una de las parejas – Mark y Pam – son atletas de alto nivel. Él
llevan 14 maratones – su mejor marca es de 3 horas y 21 minutos – y ella 12 maratones. Ambos han finalizado con éxito un IronMan, y están intentando clasificarse para la IronMan de Hawai.

Los más increíble del caso, es que ella empezó a correr a los 40 años, habiendo hecho anteriormente muy poco deporte – y tendiendo en cuenta que ha criado tres hijos. ¡¡¡Así que, amigos, todavía estamos a tiempo!!!

Por las mañanas se despiertan a la misma hora que nosotros, y se van a correr durante hora y media por cada una de las islas – algunas de ellas siendo tan pequeñas, que han de darles varias vueltas.

Jordi ha aprendido a hacer los famosos painkillers – bebida caribeña a base de zumo de piña, naranja, coco y ron – y tienen un éxito aplastante. A popa del barco y sumergidos en el agua hasta el cuello, disfrutan de sus cocktails vaso en mano. Les gusta jugar, y hasta nosotros, cuando tenemos un ratito de descanso, nos unimos esta vez a sus actividades.

A mitad de semana y rumbo a Jost Van Dyke el viento inesperadamente rola 180 grados y durante varias horas soplan 15 nudos del oeste. Los lugareños nos cuentan más tarde que la rolada ha sido debida a una gran explosión en el volcán de la vecina isla de Montserrat. Las cenizas han llegado a 12 kilómetros de altura y se ha colapsado medio cráter del volcán. Varios vuelos en el Caribe han sido cancelados.

Durante toda la semana nos cruzamos en varias bahías con un impresionante megayate, más parecido a un submarino o nave espacial. Pertenece al ruso Roman Abramovich, con la undécima mayor fortuna del mundo basada en el petroleo. Impresionan las formas de esta enorme yate tan distinto a cualquier otro barco.

La última puesta de sol delante de las cuevas de Norman Island es espectacular, toda la trouppe en proa riendo a carcajadas con un nuevo juego . Mientras ellos pasan unas horas en el lujurioso barco de Willy T, nosotros preparamos una enorme ración de gambas al ajillo, que se comerán con los dedos.

Las personalidades cálidas de nuestros invitados y su generosidad han hecho que la semana – aunque de intenso trabajo – haya sido muy placentera.. Insisten en que quieren volver a navegar con nosotros, la próxima vez en nuestro propio catamarán!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s