Llueve sobre mojado

Que increible lujo poder volver a dormir en nuestra preciada cabina!! Después de un apretado charter de cuatro cabinas volver a tener seis invitados a bordo es como tocar el cielo! Todo es más fácil y más cómodo. Esta vez la llegada de nuestro variopinto grupo de americanos (una pareja de Fargo, una pareja de Texas y una de Virginia) viene acompañado de torrenciales lluvias que no cesarán en tres días. Decidimos partir hacia The Bight esa misma noche, después del indispensable Briefing (donde se explican las normas del barco, especialmente como utilizar baños, agua, electricidad, etc.) toda la troupe se embarca en el dinghi rumbo al bar flotante Willy T. No llegarán muy lejos, ya que se rompe el motor del dinghi y bajo la lluvia son remolcados por unas almas caritativas de vuelta al barco. La noche la pasamos Jordi y yo haciendo guardias, ya que el viento rola inesperadamente y estamos varias veces a punto de tocar un barco vecino. Finalmente, a las 6h de la mañana y los dos profundamente dormidos, Jordi se despierta, salta de la cama y consigue con los pies evitar la colisión con el citado barco. Es hora de levar anclas, coger una boya en The Indians y esperar a que se despierten nuestros invitados.
Las Islas Vírgenes se han convertido en un abrir y cerrar de ojos en un lugar frío, humedo y gris. El color turquesa de sus aguas ha desaparecido y es relevado por un color opaco y metálico. Por suerte a bordo tenemos una personalidades especiales y divertidas que hacen del peor tiempo un pasatiempo. Ted es tejano, músico y cantante, muy enrollado y simpático, que nos deleita con su armónica en más de una noche. Denisa es bióloga y divertida, el grupo enseguida hace migas y con ellos nos sentimos muy a gusto.
Una cosa tienen todos en común: les encanta la vela. Así que entre rotaciones a la caña conseguimos sacarle todo el partido a nuestras velas, por primera vez hacemos bordos para subir hasta Anegada, y ponemos a prueba la navegabilidad de nuestro catamarán. La semana pasará deprisa entre risas, suculentas cenas y mucho vino!
Celebraremos cumpleaños, aniversarios de boda.. y hasta en la última noche acabaremos todas las chicas lavando platos en la cocina. Volvemos a tener la sensación de haber hecho amigos en tan poco tiempo, tendremos que cruzar todo EEUU para visitarlos a todos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s