Casamitjana i Reventos a bordo!

Se retrasa un poco la lavandería, pero solo entrar los sacos de ropa en el barco lanzamos amarras. Rumbo a … Bay, con el viento de proa que esta semana soplará con constancia a diario. También será ésta la semana de la luna llena, cada noche una enorme bola de plata iluminará el cielo. Llegamos a la bahía justito antes de que oscurezca, y rápidamente Xavi y Victor amarran las estachas. La fideua reune al grupo alrededor de la mesa. La primera noche será calurosa, pero lentamente los días se van refrescando, se nota que va llegando ya el fin del verano. Los primeros baños a la mañana siguiente nos preparan para la larga travesía hasta el río Dalyan. Todo el viento que buscábamos la semana pasada sopla ahora, 15 nuditos de proa pero bordo a bordo – demostrado queda que el Unama ciñe como cualquier monocasco – nos acercamos deprisa hasta la bahía unas 30 millas en dirección a Marmaris. Decidimos postergar la subida al río para mañana por la mañana, ya que hoy los niños están cansados y con ganas de nadar y divertirse saltando por la borda. Cenamos calamares encebollados regados con un suculento y fresco vino blanco.
Los precios de las barcazas ya han bajado tan cerca de la temporada baja, y una de las grandes los propulsa al día siguiente río arriba. Volverán contentos y con unos enormes cangrejos de río que Pau ha comprado por el camino. La vuelta a Fethiye es algo más movida con el mar revuelto, aplazamos la pasta con salsa boloñesa para la entrada a la bahía, con el mar algo más calmado. Entre bocado y bocado de sandía van saltando los niños al agua, aprovechando una encalmada provocada por las altas montañas.
Entramos en Wall Bay y vamos a fondear justo delante del alto árbol con el cabo colgando. Será pasatiempos de toda la tripu saltar del árbol, y espectáculo constante para los que quedan sentados en cubierta disfrutando de una clara o una copa de vino. Esta noche toca comer en el restaurante de Ruin Bay: un cordero que han matado especialmente para nosotros. Cuando llegamos nos encontramos al pobre corderito atravesado por un palo encima de las brasas: hace ya tres horas que un señor le está dando vueltas lentamente. Sentados con espléndidas vistas sobre el mar y una luna llena que casi deslumbra por su intensidad, oímos a lo lejos el sonido de una flauta que se va acercando. Al flautista le siguen dos señores cargando con el lechal. Lo reparten entre dos mesas, es simplemente delicioso, suave y tierno. Acompañado de patatas y berengenas, todos nos relamemos los dedos. ¡Una muy agradable y exquisita velada en el paraíso!
Decidimos al día siguiente recorrer la bahía en busca de otra preciosa bahía. Soplan 20 nudos acanalados por las montañas, un viento que parece llegar directamente del desierto por lo caliente que es. Cada nueva bahía es más bonita que la anterior, rodeadas de frondosas colinas y pinos por doquier. Finalmente nos decidimos por una calita a la entrada de Tomb Bay, con espectaculares vistas y una pequeña playita al fondo. El equipo “estachas” se pone manos a la obra. Tres lubinas al horno con patatas ponen punto final a un gran dia de actividades.
Sin pan fresco a bordo – y sin Xapattas del Unama – hacemos una matutina excursión a una pequeña base de Moorings desde donde volvemos con tres redondos y crugientes panes turcos bajo el brazo. Más tarde Xavi decide irse en dinghi – acompañado por todo el grupo de observadores – al barbero de Tomb Bay. Vuelve pulcramente afeitado y sin pelos en orejas y cejas, además de muy relajado porque el barbero turco le ha hecho un masaje facial.
Decidimos empezar la navegación hasta Gemiler, el viento es ligero pero hacemos unos ocho bordos perfectos: estamos en regata. Xavi a la caña no se despista ni un momento y va dejando barcos por popa. En un momento de encalmada nos comemos los tacos mexicanos y las pizzas, le compramos al vendedor de turno unos helados y saltamos por la borda. A motor llegamos a Cold Bay, el baño helado de la bahía nos refresca a todos! Es genial este lugar, ya que el agua fría de la montaña no solamente enfría el agua del mar, sino también el casco del Unama y la temperatura ambiente. Esta noche se pone en acción el chef Pau, que nos prepara un arroz de mero exquisito, suave y gustoso. Todo el mundo colabora, aunque solamente sea mirando, eh Victor??!
Por la mañana nos despierta el zumbido de las avispas, que parecen haber perdido el miedo a los interiores del Unama y entran en los camarotes. Por quinta vez este verano la simpática pareja de turcos que vende creppes en barca hace el agosto con el Unama. Es la última vez que nos visitarán, y la verdad, les hemos cogido cariño! Nos preguntan si volveremos el año que viene, ya que ya nos están echando de menos! Una visita a ver a la archiconocida princesa albina, un baño helado y una excursión en dinghi a la larga playa de Ölu Deniz.
Tras un plato de lentejas ponemos rumbo a la bahía de Fethiye, esta vez fondeamos en la zona norte de Kizilkuyruk Köyü. Justo se está marchando un catamarán, y tenemos mucho espacio para el Unama. Es preciosa, con dos playitas y un agua increiblemente transparente. Pau nos deleita una vez más con una receta de su restaurante: frikando con limón y alcaparras.
A la mañana siguiente vienen a despedirse de nosotros un rebaño enorme de cabras, que bajan a la playa para beber. Es la hora de las despedidas, y nuestro última semana con invitados a bordo. Han sido ocho semanas de trabajo, siete de ellas seguidas. Y aunque algo cansados y con ganas de estar unos días sin mover un dedo, echaremos de menos a las tripulaciones del Unama y a esta costa que ya tan bien conocemos. Güle güle, Tuquía!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s