En busca de nuestro nuevo hogar!

Empieza un nuevo proyecto, una nueva etapa vital. Estamos buscando velero para poder largar amarras, esta vez con una nueva tripulante a bordo: Gina! De alguna manera nos vemos transportados al año 2006, cuando recorrimos toda Florida en busca del que después sería nuestro hogar durante tres años, el Bruce Roberts 42.

Jordi ha hecho un importante trabajo previo de selección de barcos vía internet, son 15 los seleccionados en la zona del Mediterráneo. Comenzamos recorriendo la costa española hacia el sur, desde Denia a Almería pasando por la Manga del Mar Menor. Visitamos un Moody 425 en Denia, un Moody 422 en la Manga, 2 Moodys 44 en Almerimar y un Canados en Almería.

El siguiente viaje es por la Cote d’Azur, recorremos toda la costa francesa haciendo paradas en los distintos puertos y marinas… en constante busqueda de nuestro nuevo hogar. Visitamos un Halberg Rassy 42 en St Jean Cap Ferrat, un Dehler 43 en St Tropez, un Beneteau 44 CC en Marsella, y otro en Seté, un Moody 425 en Grisau y vuelta a casa..

Nos queda el tercer y último viaje: en esta ocasión Gina volará por primera vez en un avión rumbo a Sicilia. Tiene dos meses y ya se está acostumbrando a viajar. En la costa sur de Sicilia, en Marina di Ragusa, se encuentra el Moody 425 “Mischief”, un Moody 425 absolutamente preparado para navegación oceánica. Pertenece a Bjorn y a Christine, una pareja de australianos que han estado estos tres últimos años viviendo a bordo y navegando desde Australia hasta el Mediterráneo, pasando por Asia y el Canal de Suez. Estaban preparando el barco para continuar navegando por el Atlántico hacia el Caribe, pero por problemas familiares se han visto obligados a abortar el proyecto. Van a instalarse los próximos tres años en Malta y han decidido vender el barco..

En Palermo alquilamos un coche y recorremos toda la costa sur de la isla en dirección a Ragusa. Y por fin conocemos a Bjorn y a Christine, que nos presentan a su tan apreciado barco. Enseguida nos gusta, se percibe desde el primer momento que es un barco muy querido, muy cuidado.

Lo han reformado completamente por dentro y por fuera, y está preparado para soltar amarras y salir a cruzar mares. Después de estar cuatro horas inspeccionándolo todo, muy a gusto en la compañía de los armadores, salimos a probar el barco. Con 10 nudos de viento por la aleta Mischief alcanza los 6 nudos de velocidad, se nota vivaz y contento. Esta es la primera navegación en la todavía cortita vida de Gina, que solamente salir de puerto se queda profundamente dormida. Quizás ella nos haya dado de esta manera su opinión: aquí me siento a gusto y segura. No dudamos, hemos encontrado NUESTRO barco, en él queremos vivir estos próximos años.

Al día siguiente llega el momento de las negociaciones. Gina – como siempre – tiene mucho que decir e interrumpe la conversación varias veces.. Nos plantamos en un importe, a mitad de camino entre lo que ellos desean obtener por el barco y lo que nosotros teníamos pensado gastar por él. Sin embargo la aceptación del importe de venta no llegará hasta tres días más tarde, ya de vuelta en casa.

Una corta visita a Siracusa, bellísima ciudad, y volamos de vuelta a Barcelona con la sensación de que la segunda fase del proyecto GRAN AZUL está a punto de empezar….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s