Porto Colom a Formentera

De Porto Colom a Formentera, ¡parando en Cabrera!

Mi oportunidad para despedirme del Gran Azul – Mischief en aguas mediterráneas fue esta travesía por las islas más increíbles que conozco. El 30 de agosto volé a Palma de Mallorca, y de ahí fui a Porto Colom, para encontrarme allí con Cristina, Jordi y Gina. Ellos habían llegado un día antes de su recorrido en profundidad de las calas menorquinas. Casualmente mi hermana y toda su familia veranean en Porto Colom, un pueblito poco descubierto y con mucho encanto. El Gran Azul esperaba al paso de la pedazo tramontana que estaba soplando esos días, por lo que ese día extra en puerto que nos vino bien a todos para descansar y ¡juntar a las dos familias!, a destacar que mis dos ahijadas se conocieron y bueno, eso es algo que tiene un significado especial para mí. Pasarán muchas millas seguro antes de coincidir de nuevo y las dos habrán cambiado mucho.

Ginés y Paula nos invitaron a una paella de Sa Sinia y pasamos la tarde intercambiando conocimientos infantiles (Paula y Cristina), mientras los peques lo daban todo jugando aquí y allá.

31 de agosto: salida

El Mischief zarpó el viernes 31 de agosto, a las 15h con destino a Cabrera, que creo recordar está alrededor de 20 millas. Esperábamos encontrar mala mar fuera, después de haber soplado la tramuntana de más de 40 nudos durante un par de días…

Primer encuentro con Gina la marinera. Es increíble lo bien que está adaptada al medio, todo el tiempo participa de la navegación, porque Cris y Jordi le han habilitado un pequeño “playground” en la bañera. Ahí juega y explora cabos, mandos y todo lo que puede… cuando sube al banco llega a la winche y se recrea dándole vueltas. Esta chica tiene madera de transmundista :)!

La travesía, con unos 20 nudos de viento, tuvo sus momentos de emoción mientras contemplábamos el paso de un grop  que saliendo de Mallorca iba hacia Cabrera y no sabíamos si nos íbamos a encontrar de frente.

La entrada al pequeño archipiélago de Cabrera fue al atardecer, cuando el cielo empezaba a clarear. Tuvimos tiempo de llegar a fondear al puerto de Cabrera, un puerto natural de gran belleza y salvaje gracias a la protección que le ha brindado estar bajo control militar tanto tiempo, y ahora siendo parque natural. En las boyas encontramos alrededor de 10 barcos y tras fondear fuimos a comprobar las cristalinas aguas en la calita que está al fondo de la bahía.

Me fui a hacer una excursión breve al castillo, del siglo XVI, mientras Cris y Jordi llevaban a Gina al barco. Cenamos un tumbet buenísimo.

1 sept: día en Cabrera

Pie a tierra, con el objetivo de recorrer los caminos de la isla. Surrealista fue nuestra consulta a los paisanos del bar. “¿Qué camino recomiendan?” nos responde un hippy “pues hay uno que es el que más me gusta que se llega así…” y de repente interviene un señor con más aspecto censor que otra cosa, que nos escuchaba desde dentro y dice “todos esos caminos están prohibidos, ustedes no pueden caminar por ahí, la única ruta autorizada es la que lleva al faro…”. En fin, menuda jarra de agua fría para nuestros planes de explorar Cabrera. Resulta que donde antes había 18 guardas ahora sólo hay 5, los recortes han llegado también a esta isla my friend. Salimos por un camino espectacular que recorría unas calas del otro lado, estábamos impresionados por la belleza inalterada. Y ya pensando en volver, nos encontramos un coche patrulla de los guardas. Al parecer nos habíamos pasado del área permitida. ¡Menudo despiste, jeje! nos llevaron en coche hasta que se quedaron sin gasolina (!) y seguimos andando. De vuelta en el bar nos encontramos a aquel señor, enojado con nosotros por habernos perdido. Ese día fuimos famosos en Cabrera, un lugar en el que parece que pasa más bien poco, y que se pierdan unos navegantes con un bebé es noticia de primera plana.

Tarde de backgammon. Ese gran pasatiempo marinero. Llovió en esa tarde lo que no había llovido el resto del año. También descubrí el mítico libro de “Practical Seamanship” que ya había hojeado en el Bruce Roberts. Steve y Linda me recuerdan cada vez más a Jordi y Cris :). Historias como la del Cabo San Lucas “if you doubt is better to get out” son buenísimas

2 sept: travesía a Formentera

Salimos pronto, a las 3 de la mañana, para llegar a Formentera a tiempo de recoger a Helen que llegaba de Ibiza. Haciendo guardias descubrí un amanecer bastante espectacular, sobre todo para los que no vemos muchos en nuestro día a día.

Y grandes temas de debate, como por qué la gente se empeña en decir “la génova”, “la mayor” y “la winche” cuando son todos masculinos.

Fueron 70 millas con poco viento y muy rolón. Todo para llegar a Formen y darnos cuenta de que… ¡Helen no venía hasta el día siguiente!

Cris y Jordi han creado un espacio muy habitable y completo en el barco. Ya están en un sailing mood completo, y las necesidades de tierra son mínimas. Con la potabilizadora estupenda y los generadores de viento y solar, realmente el Mischief es un planeta autónomo. Jordi puede reparar cualquier cosa, sorprendiendo incluso a McGyver. Y Cris puede navegar con una mano mientras lleva a Gina estupendamente. Están preparados para pasar muchas millas y muchas horas a bordo, disfrutando del mar y de los lugares más increíbles a los que se puede acceder sólo en barco. Y de vez en cuando, establecer contacto de nuevo con la civilización, internet, el tráfico y esas cosas que aquí damos por hechas, y en el mundo de los transmundistas son la rareza, y ojalá lo siga siendo.

3 sept: ¡hasta la próxima singladura!

Comprobamos lo dinghie-unfriendly que son en el puerto de Formentera, y allí paramos a desayunar, hacer nuestros deberes en internet y esas cosas que no se pueden hacer desde el Mischief. Después de comer un estupendo taboulé, Jordi me dejó en la terminal de ferries donde me encontré a un egipcio con el que había trabajado en París, ¡el mundo sigue encogiendo!. A Helen no la vi, creo que ella llegaba más tarde desde Ibiza.

Y a las 15h a Ibiza me fui en ferry, para salir de San Antonio hacia Valencia.

Buenas millas en el Gran Azul, mientras me voy ya tengo nostalgia y ganas de volver. ¡Muchas gracias Cris&Jordi&Gina! muchos besos, espero que nos veamos pronto…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s