Travesía Tenerife – Cabo Verde

Llega Quim desde Barcelona el día 27 de diciembre por la mañana, no hay tiempo que perder, la tripulación ya está completa y nosotros listos para hacernos a la mar. Mischief anda inquieto, ya tiene el dinghi y todos los bidones de gasolina bien atados en cubierta. Tenemos todos esa sensación de extraño nerviosismo antes de zarpar, haciendo los últimos recados y sabiendo que llegó el momento de dejar atrás la tierra que nos ha acogido estos últimos tres meses para adentrarnos en el ancho mar Atlántico. Tenemos 800 millas por proa hasta la isla de Sal en Cabo Verde. Los alisios hace días que han empezado a soplar con fuerza.

Al muelle vienen a despedirnos Juan, propietario del restaurante El Porrón, junto a su hija y una bolsa llena de jugosos y enormes tomates, los mejores de la isla sin lugar a dudas. También viene Sandra con una docena de aguacates verdes, que irán madurando a lo largo del viaje. Gracias Juan y Sandra, os echaremos de menos!!! Así que largamos amarras, y rumbo al sur y con los alisios por popa atangonamos el génova y ponemos un par de rizos en la mayor. Hemos decidido salir al mediodía para tener tiempo de amarinarnos… no sabemos todavía que este “amarinamiento” no llegará hasta pasados un par de días.

Soplan 25 nudos, y todavía con el Teide por el través se empieza a levantar una enorme ola por popa, que Mischief surfea como tan bien sabe hacerlo. Rozamos los 11 nudos en alguna de estas surfeadas, con el oleaje y la corriente a favor nuestro Moody se acelera incansable. Una bellísima luna llena nos acompaña esta primera noche, en la que ninguno puede descansar a gusto, ya que el rocambolesco vaivén del barco lo hace imposible.

Pero la incomodidad de la navegación irá en aumento, ya que al día siguiente rola el viento hacia el este, y no solamente hemos de sufrir esos 25 nudos del través, sino que nos movemos entre montañas de olas cruzadas en un mar alborotado y desordenado. Vaya, aquí no hay quien se amarine!! Todos estamos algo tocados por el implacable “efecto lavadora” que se vive en el interior del barco, donde se hace difícil cualquier movimiento. Contra el casco han empezado a estrellarse las olas que justo rompen encima nuestro, barriendo la cubierta y en algunos casos la bañera de fresca agua salada. El traje de aguas se ha hecho indispensable si queremos llevar la caña. Tanto Quim como Jordi pasarán horas interminables sentados al timón, aligerando así el duro trabajo de nuestro inestimable piloto automático.

Por la mañana detectamos unas roturas horizontales en el génova, que ya llevamos medio enrollado, pero constatamos que si no lo bajamos no durará mucho más con esta intensidad de viento. Por suerte el Mischief lleva a bordo un tormentín de un estridente color naranja que se puede izar mediante garruchos por encima del génova enrollado, sin tener que bajarlo, así que este tormentín acabará siendo nuestra arma secreta en esta travesía. Arrecia el viento, y ya rozamos los 35 nudos de intensidad. Con un tercer rizo en la mayor avanzamos raudos, con medias de entre 7 y 8 nudos de velocidad. Una vez mas nos demuestra el Mischief lo muy buen navegante que es, su robustez y fiabilidad nos transmiten una gran seguridad en estas condiciones.

Eso si, los incesantes y bruscos movimientos del casco nos acompañarán durante toda la travesía, ya que en los próximos cinco días se mantendrá el viento entre los 25 y los 35 nudos, casi siempre soplando por el través, y la fuerte marejada será la mano que mecerá incesante nuestro velero. Pero la tripu responde brillantemente, con calma y perserverancia.

La única grumete que no se esperaba esta situación, y que no sabemos hasta qué punto entiende lo que está sucediendo, es nuestra hija Gina. Ella también se ha mareado, y vomita un par de veces durante los primeros dos días. Es la primera vez que a Gina le cuesta acostumbrarse a la navegación. Tanto Deniz como yo nos volcamos en ella, distrayéndola y jugando incesantemente, haciéndola reir y sentirse a gusto. Gina no puede estar sola ni un segundo, ya que el insistente balanceo del barco la lanza despedida a cada momento. Pero tiene una gran capacidad de adaptación y de resistencia, y pronto se hace suyo el incómodo movimiento. Sobre todo es feliz cuando le perdemos el miedo al desequilibrio y empezamos a andar con ella por el barco, cosa que ha estado haciendo estas últimas semanas sola y que está echando tanto de menos. Fascinante ver cómo al pasar de los días cada vez va cogiendo más facilidad al andar y su cuerpo va aprendiendo a compensar los movimientos bruscos del barco. Nos pasamos horas y horas sentadas en el suelo leyendo libros o jugando, y pasados estos cuatro días Gina está completamente adaptada al zarandeo del Mischief. Vuelve a ser la misma de siempre, feliz y contenta.

Llega la noche de Fin de Año, y por una vez rompemos el ritmo de las guardias nocturnas. A las 11.30h – hora de Canarias – nos reunimos todos – algo dormidos – en el salón. No tenemos uvas suficientes para todos, pero lo compensamos con unas pasas que ha traído Deniz desde Tatikistan. Somos muy conscientes de que estamos en medio del Atlántico, y aunque la fiesta es cortita no escatima en intensidad. Al descorchar Jordi la botella de cava, oímos un grito desde el camarote de popa, Gina se ha despertado, y con los ojos muy abiertos y una amplia sonrisa en la boca, moviendo los brazos parece decir: ¡Yo también quiero participar en la fiesta!” Así que acabamos todos brindando por un 2013 muy especial, cada uno impregnado de restos de sal y de nuestros propios deseos.

Al quinto día de travesía avistamos por fin la isla de Sal, pero dado que no queremos fondear a oscuras, decidimos continuar 35 millas más al sur para llegar de madrugada a la isla de BoaVista.

Hemos recorrido 835 millas en 5 días y medio…. ¡ahora toca descansar y descubrir Cabo Verde!

Amigos, aprovechamos el momento para desearos una buenísima entrada al 2013, que esperamos os traiga mucha felicidad!! Y que no falten las aventuras!!! 😉

Anuncios

3 pensamientos en “Travesía Tenerife – Cabo Verde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s