Bahía de Camamú

Nuestro próximo destino es la Bahía de Camamú, 35 millas hacia el sur. La salida a mar abierto hará la travesía algo más incómoda a causa de la ola atlántica del través. Al encontrarnos en el hemisferio sur y entrando ya en época de invierno empiezan a subir frentes fríos que hacen que el viento sople del sur. Así que para bajar a Río de Janeiro tendremos que aprovechar las “ventanas” o “weather windows” que nos conceda Eolo y que nos permitan avanzar hacia el sur con vientos portantes. Esta vez la “ventana” no llegará hasta pasadas casi tres semanas, lo que nos permitirá descubrir y disfrutar de esta preciosa bahía, considerada la tercera más grande del Brasil.

Nuestro primer fondeo es delante del pintoresco pueblo de Barra Grande, fondeo no recomendado por la incomoda ola que entra en la bahía, pero al avistar el barco de Cocua y sabiendo que al día siguiente inicia él su travesía, decidimos fondear a su lado e invitarle a un curry a bordo. No estaba previsto que el curry picase tanto, pero lo disfrutamos igualmente acompañado de un buen Rioja y una distendida charla rememorando las aventuras de Cocua y de Jordi en el Pacífico, y haciéndonos la boca agua a los que todavía no hemos estado.

A la mañana siguiente leva anclas el marino. Nosotros decidimos quedarnos en Barra, e iniciamos una caminata a lo largo de sus preciosas e interminables playas de arena blanca y cocoteros, bordeamos el Cabo … y continuamos andando por unas idílicas playas expuestas al Atlántico pero protegidas por arrecifes. Un baño y decidimos volver por el interior.. enseguida se nos para un quad que nos lleva directamente al pueblo. En Barra no son necesarios los zapatos, todas las calles están cubiertas de arena, con bonitas posadas, tiendas y mucha vegetación. En el supermercado coincidimos con un alto y simpático italo-suizo, que al oír el comentario de Jordi sobre la escasez de pescado fresco responde: “en mi casa podemos comer todo el pescado que queramos”.

Así que ya tenemos plan para el día siguiente: ir a comer pescado a casa de Mario y su esposa en la playa más bonita de la bahía, Taipú da Fora.

Gina amanece con fiebre, pero está activa así que decidimos coger el 4×4 colectivo que nos lleva por una carretera encharcada hasta una de las playas consideradas más bonitas del Brasil. Aquí vive esta pareja de italo-suizos con su bebe Mía de 6 meses, en un pequeño apartamento con un jardín de cocoteros alucinante y con vistas al azul del mar. Gina no había hecho nunca una siesta en lugar tan espectacular!

Comemos camarao y Mario nos prepara unas tainhas al fuego, se alarga la charla en el jardín hasta que es hora de volver.

Por la imposibilidad de hacer agua con la potabilizadora, a causa de las aguas sedimentadas de estos canales y ríos, hemos empezado a lavar los platos con agua salada desde la popa del barco. Una mañana nos encontramos que el cubo de agua – que dejamos la noche anterior en popa lleno de platos, sartenes, vasos y cubiertos en remojo – ha caído al mar. Adiós vajilla!! 😉 Pero la suerte nos acompaña: la marea es entrante y hoy las aguas no son tan opacas como usualmente, Jordi se sumerge y una a una va encontrando hasta la última cucharita.

Continuamos río arriba hasta el tranquilo fondeo de Sapinho, un pueblecito minúsculo rodeado de manglares y bonitas playas, donde nos encontramos también fondeados a Trificat (austriacos) y a Randivog (suecos) además de un velero con el que hemos estado coincidiendo últimamente pero que no habíamos todavía saludado: el Libertad de Silke y Terry de Sudáfrica. Éstos últimos invitan a todo el grupo a cenar a bordo de su barco, nosotros llegamos un poco antes para dormir a Gina en la proa, donde descansará hasta la hora de volver a casa. Brava Gina!! Sentados en cubierta bajo un entoldado iluminado, correrá la sangría, cenaremos curry y escucharemos música de los años setenta.

En uno de los restaurantes familiares de la orilla donde probamos el delicioso cangrejo de tierra “guayamú”. Es laborioso comerlos, pero es de primera su sabrosa carne.

Hacemos una excursión a Campinho, pueblo un poco más grande donde esperamos poder conectarnos a internet. Es difícil de imaginar que existan pueblos donde actualmente no haya ni una conexión a internet…. Finalmente nos informan que Andrea tiene un ordenador con módem, y en su casa nos conectamos, mientras Gina duerme en uno de sus colchones. ¡Así es la hospitalidad de los habitantes de esta bahía!

Volvemos a Barra, ya que esperamos la llegada de Carla desde Barcelona. Viene a pasar tres meses con nosotros a bordo, para compartir esta aventura y para ser la nueva compañera de juegos de Gina. Tenemos 900 millas por proa, y unas manos adicionales serán de gran ayuda para mantener a Gina ocupada durante las largas travesías. Tanto a Jordi como a mi nos encanta pasar rato con ella, pero Jordi necesita apoyo en las maniobras y yo tengo muchas ganas de tener algo de tiempo para poder dedicarme algo más al barco, a las velas y a la vida a bordo.

Carla llegará de noche, tras un interminable viaje de dos días, y enseguida se integra en la familia. Jovial, siempre contenta y muy maja, hace enseguida buenas migas con Gina.

Decidimos – después de un paseo por las bonitas playas de Barra y de comprarle a un pescador seis tahinhas, y dado que ha empezado a llover – empezar a subir el río Camamú 10 millas más al sur. Frondosa vegetación y solamente poquitas casas de pescadores vamos encontrándonos a nuestro paso. Fondeamos entre dos islitas completamente solos, rodeados de paz y tranquilidad. Sólo al segundo día fondea unas horas al lado nuestro el Tao que conocemos de Salvador, con cuatro brasileños a bordo. Nos animan a seguir río arriba hasta el pueblo de Maraú, unas cinco millas más adelante. El río va serpenteando hasta llegar a este pequeño pueblecito que aparece en el horizonte en medio de una enorme cortina de lluvia que cae del cielo. No dejará de llover en todo el día, y así – mojaditos – visitamos el mercado y nos aprovisionarnos de fruta y verdura fresca.

Acabaremos al día siguiente pasando la tarde en la original y rústica casa construida por un alemán y su esposa peruana – Jens y Blanca – que hace 15 años compraron un terreno al otro lado del río frente a Maraú. Tienen su barco “aparcado” frente a su casa, con la quilla embarrancada en el lodo. Con él hace ya 20 años recorren el Atlántico de ida y vuelta a Europa. Una pareja muy especial en este lugar tan solitario! Pasamos una tarde memorable con ellos..

Siguen soplando los ahora fuertes vientos del sur – Rafael nos mantiene al corriente del parte a diario a las 20h – y la “ventana” no parece ser nunca lo suficientemente buena. Entre cenas con nuestros compañeros de viaje y paseos por la zona de Sapinho, se nos pasan los días imperceptiblemente.. hasta que algún día podremos al fin levar anclas y zarpar rumbo a Itacaré.

Anuncios

2 pensamientos en “Bahía de Camamú

  1. Aaaaaggg, me encantaaaa -y me mata!!- Si vierais el cielo que hay hoy en Barcelona…Un dia de perros, de esos que tiñen todo de amarillo. Menos mal que el finde cargué pilas en buena compañía en el Ampurdà.
    A Gina me la como en la foto de la siesta. Vaya personajes vais encontrando por el camino, noo? Genial. Entra curiosidad por saber más de sus vidas.
    Beijinhos, familia, y suerte con las weather windows!! Ah, y contactad a Elo cuando ya arrumbeis hacia Itacaré, es donde ella vivió un porrón de años
    PD: En este mundo de prisas y ansias, es un rollo tener que introducir mis datos cada vez que os envio un comentario. FYI

    • Caracolillo!! No te creas, por aquí también estamos en época de lluvias y cae un chaparrón cada poco.. pero las temperaturas no bajan de los 25, y eso está bien! ,-) Como disfrutamos en Itacaré, que lugar tan increible!! Entiendo que Elo se pasara allá dos años. Que buen rollo se respira! pero este viaje continúa y ya estamos casi de viaje hacia Belo Horizonte, en el interior del país. Sigue disfrutando de todo como tu sabes!
      Besotes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s