Últimos días en Kuna Yala…

Siempre que volvemos a la piscina de Cayos Holandeses, nos vuelve a emocionar su espectacular y salvaje belleza. Y ahora que a Gina y a mí nos queda solamente una semana más en San Blas antes de volver a Barcelona, el ahora y el aquí se hacen todavía más intensos, como si el mirar fijamente este edén que nos rodea pudiese así quedarse grabado para siempre en nuestras almas.

 

La luna llena ilumina la quieta superficie del mar, a lo lejos se oyen las olas atlánticas batir contra los arrecifes, y allá en el fondo, Isla Tortuga, esa bella isla que lo tiene todo y no le falta de nada. Además ahora mismo la habita la familia de Clemencio; con ellos nos hemos pasado la tarde charlando, sobre los kunas, la vida en las islas, el precio de las langostas, lo bueno que es vivir sin demasiado dinero – como dice el patriarca, que no falte pero que no sobre – , la pesca por fuera de los arrecifes en esta época del año, las historias de kunas amigos, .. Mientras tanto Gina juega con Moises, su simpático hijo de tres años, del que ya se ha hecho inseparable amiga.

 

Durante el día, fondeados a tres metros del fondo, el agua en la piscina es tan transparente que vemos como las rayas moteadas nadan por debajo del barco, y Gina puede observar desde la cubierta, sin tener que aprender a bucear, el fondo del mar y como los peces ballesta nadan a pocos metros de distancia.

 

Este lugar invita a la reflexión, y pasan por mi mente desordenadas imágenes y vivencias de estos últimos meses en Kuna Yala, aquí una recopilación de anécdotas vividas esta última temporada:

 

*Fondeados en Green Island unos pescadores de Playón Chico a bordo de su ulu nos venden unos butus. Para que puedan limpiar los duros “peces pollo” Jordi les presta nuestro “machete”, un buenísimo cuchillo que hemos llevado a bordo desde el inicio de nuestras travesías caribeñas hace ocho años y al que le tenemos un cariño especial. Una vez finalizada la limpieza, nos entregan los filetes pero se quedan con el preciado cuchillo y desaparecen en el horizonte rumbo a su lejana isla. Nos damos cuenta demasiado tarde de la gran pérdida. Hasta aquí todo normal. Pero dos semanas más tarde, paseando por Narganá, un kuna se le acerca a Jordi y le dice “Este cuchillo es tuyo, nos lo llevamos sin querer hace unas semanas”. ¡Aquí la honestidad no tiene precio!

 

*Fondeados en Salardup, Lisa – una de las “master mola makers” de Kuna Yala y archiconocida por todo el lugar por la gran calidad de sus molas y por ser un travesti kuna muy carismático, nos viene a visitar, y mientras nos muestra sus multicolores tejidos desde su panga nos relata durante más de una hora historias kunas, leyendas de estas gentes tan orgullosas de sus tradiciones y cultura. Como si hubiésemos pasado una tarde en el teatro, esta excelente cuentista sabe captar toda nuestra atención.

 

*Ati – que vive con su mujer e hijos en el extremo norte de la isla de Banedup – recorre todos los barcos de la bahía para pedir ayuda. Para ampliar su casa necesita clavar seis grandes troncos de palmera en la arena y necesita brazos fuertes. Al final nos juntamos allá las tripus de solamente dos barcos, así que Jordi se va a buscar un grupo de mochileros que están de paso en su camino hacia Colombia. Entre todos conseguimos clavar las columnas de su nueva casa. No le ayuda ningún kuna, porque está enemistado con sus vecinos del lugar, algo muy común en estas islas.

 

*De nuevo fondeados en Green Island y mientras Gina está cenando en la proa, una enorme tortuga se acerca a nuestra cadena, lleva en el caparazón dos rémoras que la tienen agobiada, e intenta con ayuda de la cadena del ancla quitárselas de encima. Estamos un buen rato ayudándola a separar las rémoras de su cuerpo con un bichero, pero sin éxito. Nos sorprende y encanta que se haya acercado a nosotros para liberarse de sus usurpadores…

 

*Pasamos dos semanas conociendo la costa panameña, y en el camino de vuelta a Kuna Yala pescamos una enorme barracuda de 20 kilos. Nos cae antipático este enorme y dentudo pescado, así que decidimos regalarles el pez al restaurante de El Porvenir, a cambio nos invitan a una suculenta comida. Coincidimos con un nefasto evento: el “African Queen” ha chocado contra un arrecife hace un par de días, y el catamarán tiene un flotador completamente destrozado, es espeluznante ver los corales sobresalir de entre los muebles de la cocina. Durante tres arduos días intentan reflotar el catamarán y arrastrarlo fuera del arrecife, pero solo consiguen agrandar el agujero que ahora se abre a lo largo de todo el casco. No consiguen salvar el barco, y pasará así a formar parte de la flota de pecios abandonados que ya son parte integral del skyline de estos cayos.

 

*A bordo del Mischief solemos lavar los platos en cubos desde la jupette de popa, ya que no dispone el barco de un grifo interior de agua salada. Lo que podría parecer una incomodidad, ha resultado ser un bonito hábito, no hay nada mejor que lavar los platos a un palmo del agua y con bellas vistas al mar. No recuerdo ya en qué fondeadero fué, pero allí sentada, con esponja en mano y sin previo aviso salta una enorme manta raya fuera del agua a unos cinco de la popa del barco. Del susto se me caen tres platos al agua, pero la imagen del descomunal animal saltando quedará eternizada en mi mente. Regalos de la naturaleza.

 

Hay más pinceladas, más anécdotas, más colores, más sabores.. pero el resto queda bien guardado en el baúl de los recuerdos, recuerdos imborrables ya que Kuna Yala nos ha calado muy hondo.

 

P.S. Por cierto, para quien quiera venir en grupo a conocer este adictivo país kuna, Jordi estará solo haciendo charters durante los meses de julio y agosto, tiene dos camarotes a vuestra disposición y os llevará a conocer las mejores islas de este archipiélago. 😉

Anuncios

4 pensamientos en “Últimos días en Kuna Yala…

  1. Qué vamos a hacer sin tus cuentos!!! Espero que nos tengas al tanto de tus cosas y de Gina, que está cada día más linda.
    Realmente ese lugar es una bendición del Creador, que suerte ustedes haberlo podido disfrutar.
    Mucha suerte.

  2. Hola guapos!!!!
    Llegint tot això encara ho anyoro mes, això que només fa una setmana que estic en Bcn!!!!
    Me’n recordo perfectament en Green Island quan es van emportar el “machete” jajaja
    Quina maravella que hi hagi gent així!
    A disfrutar a tope aquesta última setmana en Kuna Yala
    Petonets a tots tres
    😘😘😘

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s